«Los hombres de verdad comen carne»: carne y masculinidad en El Comidista

En el mes de julio Alberto Garzón, Ministro de Consumo, lanzó un mensaje mil veces repetido por las entidades científicas: debemos reducir nuestro consumo de carne.

No es una recomendación nueva ni original pero es disruptiva porque, por primera vez en nuestro país, salía de la boca de un político miembro del Gobierno.

La reacción exacerbada no se hizo esperar y, ante una petición tan coherente con la evidencia científica, la burbuja mediática se llenó de voces irritadas aludiendo a la injerencia del Ministro en nuestras vidas privadas: «¡hasta el chuletón me quieren quitar!»

Twitter se empachó de fotografías de barbacoas, solomillos y parrilladas de chorizo que, en muchos casos, consiguieron el efecto contrario al buscado: producían más pena que hambre.

Otro fenómeno que, como el mensaje de Garzón, tampoco fue original es que mientras que muchas mujeres reaccionaron diciendo «Vale, voy a ver si puedo reducir un poco mi consumo de carne», las opiniones más belicosas al respecto procedían de hombres. Incluida la del Presidente del Gobierno.

Pero insisto: originalidad = 0. Porque académicamente se ha estudiado con detalle cómo el consumo de carne es uno de los elementos diferenciales de la masculinidad hegemónica.

¿No lo reconoces? ¿No has sido objeto de comentarios jocosos cuando sales a cenar porque tú, mujer, pides las «verduritas, que tienes que cuidarte» mientras que los hombres de la mesa presumen de embutirse un chuletón de 1 kilo sin pestañear? ¿Crees que es casual?

No lo es. Y tenemos que ponerlo encima de la mesa porque es un condicionante más de nuestras elecciones alimentarias que, en este caso, va en detrimento de la salud individual y colectiva.

Por eso he escrito un artículo en El Comidista sobre carne y masculinidad dando datos concretos y citando numerosos artículos científicos en los que se prueba la relación entre la ingesta de carne y los estereotipos de género.

comidista carne masculinidad

Haz CLIC para leer el artículo

Si tienes dudas sobre que esto pueda ser verdad solo tienes que hacer una comprobación empírica: lee los comentarios del artículo. Por no hablar de los tweets brutales que no solo tuve que soportar yo, también Mikel Iturriaga como cabeza visible de El Comidista que, en su caso, se referían a su orientación sexual.

Nunca había sufrido tan abiertamente el machismo y nunca he comprobado de forma tan inmediata y concreta la hipótesis de un artículo.

Y, por si todavía tienes dudas: sí, debemos reducir el consumo de carne, egoístamente por nosotros mismos y por sostenibilidad. Si además quieres añadir el factor de la ética y el bienestar animal, es una cuestión más personal.

Pero ten claro que, a pesar de los tópicos, rebajar el consumo de carne es una decisión valiente (ya te he expuesto como está el panorama) que, desde luego, no te va a hacer menos hombre.

¿Te gusta este artículo? Compártelo en tus redes sociales:

TWITTER
LINKEDIN
FACEBOOK
Beatriz Robles

Beatriz Robles

Tecnóloga de alimentos y dietista-nutricionista de formación y divulgadora de vocación. Docente en la Universidad Isabel I. Escribo sobre alimentos y nutrición en mi blog y colaboro con medios de comunicación como El Comidista, Materia Ciencia de El País y Eroski Consumer.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Hazme tu consulta para
que hable en tu evento

Una vez que reciba tu consulta me pondré en contacto
contigo en un plazo de 2 días hábiles (seguramente antes).

En el caso de que sea necesario recabar más información, contactaré contigo.

Datos tratados por Beatriz Robles con la finalidad de enviar emails, a través de Mailrelay, con información comercial relacionada con los contenidos de esta web y los servicios ofrecidos, pudiendo ejercer el usuario sus derechos a través de nuestro email de contacto. Más información en política de privacidad.