Leches fermentadas curativas: pagar (mucho) más por lo mismo

Son los reyes de los alimentos funcionales.

Ya sabes, esos productos que, además de sus nutrientes, tienen (más bien “tendrían”, en condicional) un efecto beneficioso sobre las funciones del organismo si los incorporamos a nuestra dieta habitual.

Si te ha venido a la mente la leche fermentada con L. casei, has acertado.

No son los únicos, pero los lácteos se han convertido en los alimentos estrella a los que añadir, quitar o modificar compuestos, para transformarlos en funcionales.

O, lo que es lo mismo: para generar un marketing a su alrededor que permita venderlos muy por encima del precio de sus simplones homólogos.

Sin ofrecer a nuestra dieta absolutamente nada que no pueda ofrecernos una alimentación saludable en la que predominen los alimentos frescos y, prioritariamente, los de origen vegetal.

Como explica José M. López Nicolás de manera brillante en este artículo, el efecto beneficioso que la publicidad atribuye a las leches fermentadas con L. casei se debe, exclusivamente, a la adición de vitamina B6.

Lo has leído bien. A la vitamina B6. No al uso de unos fermentos “especiales” que mejoren nuestro sistema inmunológico.

Claro, que si una cepa bacteria se llama L. casei inmunitas en lugar de L.Casei DN-114 001, no quedan muchas dudas sobre la intención del producto.

Aunque la EFSA haya rechazado la única solicitud que Danone ha hecho para poder mencionar las supuestas propiedades saludables de esta bacteria. Y todas y cada una de las 29 solicitudes para cualquier otra cepa del género casei.

En este vídeo que he grabado en colaboración con El Mundo verás que estrategia usan las leches fermentadas (legalmente no pueden llamarse yogures) para publicitarse como beneficiosas para la salud.

actimel video

Puedes leer el artículo completo de Cristina G. Lucio, en el que encontrarás también la opinión de Miguel A. Lurueña, Carlos Ríos o el mismo José M. López Nicolás.

Y, para los amantes de las teorías de la conspiración, tu sistema inmunológico no va a dejar de funcionar por mucha leche fermentada con L. casei que te tomes. Es un bulo alimentario (uno más) de los muchos que circulan por las redes.

Los batidos détox no son milagrosos. Y pueden ser un peligro. Lo puedes comprobar en este vídeo para El Mundo.

Te lo cuento aquí

¿Te gusta este artículo? Compártelo en tus redes sociales:

TWITTER
LINKEDIN
FACEBOOK
Beatriz Robles

Beatriz Robles

Tecnóloga de alimentos y dietista-nutricionista de formación y divulgadora de vocación. Docente en la Universidad Isabel I. Escribo sobre alimentos y nutrición en mi blog y colaboro con medios de comunicación como El Comidista, Materia Ciencia de El País y Eroski Consumer.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



Hazme tu consulta para
que hable en tu evento

Una vez que reciba tu consulta me pondré en contacto
contigo en un plazo de 2 días hábiles (seguramente antes).

En el caso de que sea necesario recabar más información, contactaré contigo.

Datos tratados por Beatriz Robles con la finalidad de enviar emails, a través de Mailrelay, con información comercial relacionada con los contenidos de esta web y los servicios ofrecidos, pudiendo ejercer el usuario sus derechos a través de nuestro email de contacto. Más información en política de privacidad.